Quizás hayas oído antes este término acuñado por Kevin Roberts en alguna conversación o a través de algún artículo. La palabra lovemark se refiere en su sentido más literal a la unión de amor y marca. El entonces CEO de Saatchi & Saatchi quiso crear una palabra que pudiera definir aquel tipo de marca que consigue relaciones especiales con sus consumidores. Relaciones de fidelidad y de confianza que emocionan al consumidor con sus acciones y productos.

Una lovemark va más allá de su producto, consigue crear un vínculo de unión y llega a ser aspiracional para los usuarios. Son compañías que emocionan y enamoran de alguna manera a los consumidores y esto hace que los influencers se acaben uniendo también a ellas. La mejor manera de entender a lo que se refiere Roberts es echar un vistazo a su charla TEDex de hace unos años

Cómo diferenciar una lovemark

Si quieres “cazar” o identificar a una lovemark tendrás que fijarte en dos detalles principales:

  • La lealtad y el compromiso de los clientes (e incluso los no clientes) hacia ella
  • La imagen de marca: ¿destaca por su publicidad?, ¿tiene un toque de misterio?, ¿emociona? ¿relacionas el claim en cuanto lo ves con la marca?

Con estas dos premisas seguro que has pensado en más de una marca. Algunas de las lovemarks más conocidas mundialmente son Apple, Starbucks o Coca-Cola. ¿Qué tienen en común?

  • Imagen de marca muy potente, personal y que diferencias de forma sencilla
  • Crean un estilo de vida, una identidad para muchos usuarios. Quien está unido a Apple suele estarlo en cada dispositivo: iPhone, iPad, iMac, iWatch… suelen ser fieles a su lovemark. Cuando alguien bebe Coca-Cola, no cambia a Pepsi, siempre es leal a su refresco
  • En muchas ocasiones estas marcas hacen que los usuarios estén deseosos de mostrar que pertenecen a ella. Puedes verlo en las millones de fotos con vasos de Starbucks o cómo sus consumidores suelen comprar las tazas de su marca de café favorita

Por qué a los influencers les gusta promocionar este tipo de marcas

En muchas ocasiones hay puntos en común entre unos influencers y otros y es que, aunque no sea una campaña de marketing, suelen ser usuarios y consumidores de este tipo de lovemarks. Puedes echar un vistazo para ver cuántos de ellos tienen dispositivos de Apple o tienen alguna foto en un Starbucks. ¿Moda? ¿Casualidad? ¿Estilo de vida? Una mezcla de varios factores hacen que las lovemarks enganchen tanto a influencers como a sus seguidores.

Se estima que el 80% de la decisión de compra está influida por impulsos emocionales, por lo que muchos seguidores y usuarios de redes sociales pueden dejarse llevar por ese cóctel de influencia, moda e imagen de marca.

Cómo convertir tu marca en una lovemark

El gran objetivo de muchas compañías y el que pocas alcanzan es llegar a ser una lovemark. Es un trabajo constante y de análisis ya que es complicado conseguir una imagen de marca tan fuerte, con esa identidad propia y mover a tantas masas de personas.

Se trata de tener muy claros los valores de tu marca, quién eres, cómo eres, qué quieres, con quién quieres, cuál es tu misión… hay que conocer bien la marca por dentro para conseguir lo que te propongas.

¿Qué puedes añadir a tu marca para conseguir este objetivo?

  • Un toque de misterio. No lo cuentes todo y no lo cuentes ya. Intenta crear un halo de misterio para enganchar a la gente y crear cierta curiosidad
  • Intenta conseguir una relación cercana con tus clientes y una pequeña familia en la que se sientan integrados. Es conveniente crear además algún programa de fidelización y que premies de alguna manera a los clientes recurrentes. Crear experiencias que consigan ser inolvidables para los usuarios debe ser tu objetivo
  • Añade un valor emocional a lo que haces, no tienes que simplemente ejecutar, haz que se convierta en un movimiento en el que estén implícitos sentimientos. Y si consigues ser algo más donde la gente quiera aspirar, conseguirás estar ya al nivel de una lovemark

Probablemente sea un camino largo pero, ¿por qué no intentarlo?