En el universo influencer existen algunas prácticas más que conocidas por todos respecto a la compra de seguidores que han llegado a dañar mucho a este sector. Son muchas las marcas que por miedo a contratar a un influencer que les engaña a base de comprar seguidores falsos, deciden no trabajar con ellos, por lo que es un problema que preocupa a todos y que es conveniente erradicar para profesionalizar más aún este sector.

Hoy en día existen multitud de programas que pueden avisar a los anunciantes si un perfil de redes sociales tiene seguidores falsos o no. Incluso echando un vistazo rápido es muy sencillo identificar si esa cuenta no es trabajando de forma social. Observa los seguidores totales, después elige un post cualquiera y fíjate en los likes y comentarios. ¿Crees que existe demasiada diferencia? Pues juzga tú mismo el resultado.

Pero los inconvenientes no son solo para las marcas y anunciantes, también para los influencers en sí. Te damos 5 razones por las que no recomendamos comprar seguidores:

Las cifras son importante pero no lo son todo

Como te hemos comentado al principio, los números no lo son todo. Puedes tener una cantidad alta de seguidores, a base de la compra de gran parte de ellos, pero no tener los resultados que pide la marca que trabaja contigo. Cuando vean esto quizá terminen su colaboración contigo porque se darán cuenta de que ha habido algún tipo de engaño y que, aunque tengas muchos followers, no tengas la repercusión en tus posts que estás vendiendo.

La compra de seguidores no aporta beneficios a largo plazo

Puede que haya alguna ocasión en la que un anunciante trabaje con un influencer que ha comprado seguidores. Pero durante este proceso se dará cuenta de que no aporta beneficios y a la larga le “tacharán” de su base de datos y dejarán de trabajar con él.

Las marcas y anunciantes detectan que estás comprando seguidores

Las herramientas y bots para detectar si un perfil en redes sociales está realizando una actividad fraudulenta abundan. Es muy sencillo conocer en pocos minutos si estás creando una perfil sincero o si tus seguidores son comprados y son cuentas falsas. En el momento en el que la marca ve esto, inmediatamente denuncia al perfil o no decide trabajar con él.

No generas engagement

Es cierto que ese perfil de supuesto influencer tiene una cantidad muy alta de seguidores pero… ¿me gustas, comentarios e interacción? Muy poca. Realmente lo que buscan los anunciantes son resultados, influencia y que los seguidores realicen una acción. Si no enganchas con tu contenido en redes sociales, no valdrás para trabajar de forma profesional.

Tu imagen como influencer se ve dañada

Todas estas malas prácticas no solo hacen que algunos supuestos influencers no puedan llegar a ser profesionales, si no que su imagen en redes sociales se ve dañada. Están engañando a sus seguidores y aumentando las denuncias a su perfil y haciendo que con el paso del tiempo puedan cerrar su cuenta

Normalmente todas los marketplaces de influencers estudian los perfiles sociales para ver si hay algún tipo de fraude antes de trabajar con ellos, por lo que te recomendamos que no engañes ni a la marca ni a tu público.

Hay una forma más sencilla de conseguir seguidores y es siendo profesional y cuidando tu cuenta y trabajando fielmente sobre ella. En un post de hace unas semanas te hablábamos de herramientas para mejorar tus redes sociales y en otro te mencionábamos 5 pasos para convertirte en influencer en Instagram.

No te desanimes y… ¡a por ello!